Plantas de Interior y sus cuidados

Se conoce como plantas de interior a las especies vegetales que se cultivan en el interior de cualquier construcción ideada por el hombre: viviendas, oficinas, garajes… en fin «El en interior de un edificio»

En la mayoría de los casos estas plantas suelen ser variedades de climas cálidos y tropicales, que para poder ser cultivadas fuera de su entorno habitual necesitan estar protegidas por diferentes tipos de construcciones.

La mayoría de las plantas de interior no soporta la luz solar directa. Un rincón a unos 3 metros de una ventana se considera excelente. Sin embargo, hay algunas que precisan más sombra, y para ello, la planta deberá ser ubicada a unos 5 metros de la ventana.

Sería aconsejable no poner la planta en el alfeizar de las ventanas ya que la luz, a través del cristal de la ventana, aumenta su valor calórico y terminará quemando la planta. Es bueno ir rotando la maceta de lugar para que reciba la misma cantidad de luz por toda su superficie.

Si el lugar en el que tenemos la planta no cuenta con luz natural suficiente, tendremos que incorporar luz artificial, ya que las plantas deben de tener al menos 12 horas de luz.

Hoy en día, es posible encontrar en el mercado luces incandescentes que imitan la luz del sol y que además, no son caras. Hay que tener también en cuenta que la luz de esta lámpara no puede ser directa sobre su follaje, ya que podríamos igualmente quemarla. Para ello podemos usar algún filtro. Una bonita cortina seria ideal.

cuidados para plantas de interior

Temperatura

Las plantas de interior necesitan una temperatura constante que ronde entre los 12 y 22° C. Igualmente, hay que evitar las corrientes de aire.

Por ello no es conveniente colocar las plantas cerca de puertas o corredores ya que las corrientes de aire tanto cálidas como frías pueden afectarles mucho.

Otro lugar muy usado para colocar macetas con plantas colgantes son las repisas de las chimeneas, pero ojo, debemos tener en cuenta que si encendemos la chimenea, es necesario retirar la planta de ese lugar. Es algo obvio ¿Cierto?

Riego

Es importante no regarla demasiado ya que, al estar situada en el interior, la tierra de las macetas no se seca tan rápido como sucede en el exterior. Antes de volver a regarla, verifica la humedad de la tierra introduciendo un dedo aproximadamente 5 centimetros en la maceta.

Si la tierra esta húmeda, vuelve a hacer este procedimiento al día siguiente. Si la tierra está seca, riégala, pero sin inundar la maceta. Deja pasar de 2 a 3 días entre riego y riego en verano y hazlo una única vez por semana en invierno.

Es importante el grado de calefacción de la habitación donde esté nuestra planta, ya que, si es la calefacción se encuentra excesivamente alta, la planta sentirá que esta como en verano y transpirará más.

También hay que considerar qué tipo de planta tenemos. Por ejemplo, si la planta tiene hojas estrechas y duras, necesitara menos agua que las plantas con hojas amplias y tiernas.

También es recomendable pulverizar la parte del follaje con agua tibia o natural a templada, nunca fría.

¿Te interesa?  Flor de Loto o Loto Sagrado

Humedad

Al igual que sucede con la temperatura, la humedad es algo fundamental para el desarrollo y vida de una planta de interior.

Si por alguna razón nuestra casa tiene un ambiente seco o poco húmedo, las hojas se pondrán amarillas y se morirán.

Para evitar ese deterioro, aparte de pulverizar el follaje, se puede también hundir la maceta en turba húmeda o en un simple jarrón decorativo lleno de agua.

Eso bastará para mantener la humedad ambiental y evitar que nuestra planta sufra sequedad. Es recomendable cambiar el agua de manera regular para evitar la aparición de mosquitos y otros insectos.

plantas de interior como cuidarlas

Nutrientes y fertilizantes para plantas de interior

La tierra de las macetas pierde sus nutrientes a medida que pasa el tiempo y no son repuestos, así como sí sucede con la tierra que podemos tener en un jardín. Es por ello que es nuestra obligación nutrir esa tierra para conseguir que la planta no se debilite.

Se puede usar abono tanto liquido como sólido, orgánico e inorgánico, pero es aconsejable comprar estos productos en un lugar especializado y no probar incorporando a la tierra restos de fruta o vegetales que usamos para comer.

Estos fertilizantes caseros se usan más que nada en el exterior ya que al descomponerse sueltan un aroma bastante desagradable y, si no queremos sufrir ese olor, no es nada recomendable hacerlo en una maceta de interior.

Los nutrientes más comunes y necesarios son:

  • Nitrógeno para el crecimiento.
  • Fosforo para la formación de hojas nuevas y brotes.
  • Potasio para la robustez y resistencia.

Los abonos contienen magnesio, azufre, hierro, boro y cobre, todos necesarios para que nuestra planta tenga una vida saludable.

¿Te interesa?  El Berro y sus cualidades curativas

Es en la época de crecimiento o cuando la planta está en flor, es cuando todos estos aditivos deben de ser suministrados y no hacerlo nunca en el periodo de reposo (que sucede durante el invierno).

Es igualmente importante prestar especial atención a los prospectos de cada nutriente y fertilizante ya que si se usa en demasía, puede llegar a ser contraproducente.

Las plantas de hojas grandes tienen un mejor desarrollo si las hojas son frecuentemente limpiadas con alguna esponja húmeda que no contenga aditivos.

Es recomendable que, cuando manipulemos las hojas y las plantas, utilicemos guantes para proteger nuestras manos por si la planta es tóxica.

De todas formas, es aconsejable lavarse bien las manos y brazos con abundante agua y jabón una vez manipulada la planta.

¿Puede cualquier planta vivir en el interior de casa?

No, no todas las plantas pueden vivir en el interior de una casa, oficina o tienda. Es necesario consultar con un especialista.

Allí se podrá preguntar todas las dudas que surjan y se podrá tener una idea de que planta de interior se adecúa más a tu ambiente particular.

4.7/5 - (3 votos)

Deja un comentario

error: Content is protected !!