Gardenia y sus cuidados

La Gardenia es un arbusto de hoja perenne, nativo de China y Asia, tiene una altura media y pertenece a más de 60 especies, pero sólo unas pocas se cultivan a gran escala.

Tienen forma redondeada, con ramificaciones densas. Sus las hojas son de color verde oscuro, brillantes y cerosas. En primavera la Gardenia produce muchas flores blancas carnosas que desprenden un fuerte perfume que la caracteriza, de hecho, su esencia se utiliza mucho en el campo de la estética y la cosmética.

Después de la floración, las ramas de las plantas adultas se acortan para hacerlas más fuertes y mantener una forma ordenada. Asimismo durante el verano se pueden cortar las puntas para favorecer el engrosamiento de la planta. La reproducción de la planta se realiza por corte: se toman brotes de unos 5 centímetros al final del invierno y se entierran en una mezcla de turba y arena.

Nombre de la planta

Gardenia

Condiciones Ambientales aptas

La Gardenia prefiere un suelo bien drenado y ácido, este tipo de suelo se puede encontrar fácilmente en el mercado, pero rara vez está bien drenado por lo que es necesario añadir material drenante como piedra pómez, lapillium volcánico, grava, arcilla expandida y similares.

También se puede crear una tierra para macetas casera usando una parte de arena lavada, algo de turba de esfagno y un material de drenaje. El replanteo debe hacerse en abril.

Gradenias

Temperatura

La Gardenia suele cultivarse como planta de interior, se coloca en un lugar luminoso y soleado durante unas horas en el período más fresco del día.

¿Te interesa?  Magnolia: Caracteristicas y cuidados

En invierno debe colocarse en la parte más luminosa de la casa a una temperatura mínima de 15°C, mientras que en verano es bueno colocarlo a la sombra y en un lugar fresco. Algunas variedades pueden soportar temperaturas cercanas a los -5/-7°C y pueden cultivarse al aire libre, en semisombra.

Cuidados de las gardenias

De marzo a octubre, la planta debe ser regada regularmente manteniendo el suelo siempre húmedo y utilizando agua desmineralizada. Durante el período invernal, reduce el riego y evita los estancamientos de agua.

Utilice un fertilizante líquido para plantas acidófilas cada vez que la planta se moje y deje de fertilizar en invierno. La Gardenia ama los climas muy húmedos, por eso es bueno rociar las hojas durante el verano y durante los meses en que está expuesta a la calefacción doméstica.

Plagas y Enfermedades que puede padecer

Esta planta suele ser atacada por la llamada cochinilla flóscula, un parásito fácilmente visible debido a las grandes escamas blancas colocadas en la gardenia en la vasoproximidad del tronco y en las hojas jóvenes, que hacen que la planta sea pegajosa.

En este caso, recomendamos el uso de aceite blanco mezclado con un pesticida específico, La Gardenia también puede ser atacada por la araña roja y los áfidos.

El problema característico de la Gardenia, sin embargo, es la pérdida de los brotes antes de que las flores eclosionen. Esto se debe a errores de riego y a la falta de humedad en el aire.

Vota este post

Deja un comentario

error: Content is protected !!