Las Flores de Zafiro o Browallia

Las flores de zafiro son arbustos perennes, pertenecientes a la familia de las Solanáceas; muestran un hábito redondeado y muy ramificado que alcanza unos treinta o cuarenta centímetros de altura. Los tallos son delgados, de color marrón claro o verde; las hojas son ovoides, de color verde brillante y se caracterizan por sus profundas venas.

A finales de la primavera, y también en invierno, genera numerosas flores en forma de estrella, de unos cinco centímetros de altura, con colores de tonos que van del azul al púrpura, con un ojo central blanco o amarillo. Las flores de zafiros o browallia se cultivan mucho como plantas de interior o también para adornar los bordes del jardín, o los ramos.

Como cultivar las flores de zafiro

La reproducción de esta planta se da por semilla, a principios de la primavera. Luego de que la planta o esquejes haya establecido raíces gruesas en un compuesto de arena y turba a partes iguales, puede trasplantarse las nuevas plantas en suelo húmedo y con poca luz.

Nombre científico de la planta

Flores de zafiro ( Browallia Speciosa )

Flor de Zafiro

Medio Ambiente

Las flores de zafiro son nativas de Sudamérica. Prefieren los suelos blandos ricos en materia orgánica, muy bien drenados; para mejorar el drenaje, es aconsejable utilizar un suelo universal equilibrado, combinado con un poco de arena y piedra pómez de grano grueso. Para un desarrollo óptimo y fructífero de la planta, es aconsejable replantarla cada dos o tres años.

¿Te interesa?  Cómo elegir una tomatera y trucos para conseguir tomates más jugosos

Temperatura

A las flores de zafiro les encantan los lugares particularmente luminosos, pero no expuestos a los rayos directos del sol, especialmente si son ejemplares cultivados en maceta; la planta cultivada en plena tierra florece también en los jardines en plena sombra. Temen el frío, por lo que sería necesario, desde principios de octubre, llevarlos dentro de la casa o, alternativamente, en lugares con temperaturas superiores a los 10°C.

Cuidados de la planta browallia

Las flores de zafiro deben regarse regularmente, recordando dejar que la tierra apenas se seque entre riegos; los nonFiori di Zaffiro fiore a stella toleran períodos prolongados de sequía.

En caso de que la planta se mantenga en un lugar particularmente seco, sus hojas deben ser nebulizadas periódicamente. Durante los meses fríos, es aconsejable dejar de regar.

En lo que respecta a la fertilización de la planta, sería conveniente añadir al agua del abono líquido, al menos dos veces al mes y durante el período vegetativo: de esta manera la floración será más generosa. Al igual que en el caso del suministro de agua, también la fertilización debe detenerse durante los períodos fríos.

Como diagnosticar y control las enfermedades de la planta

Los ácaros y los pulgones son los parásitos que más infestan esta planta; si se ve amenazada por ellos, es aconsejable utilizar insecticidas específicos desde los primeros avistamientos, evitando así que la planta perezca.

Además, en caso de un ambiente excesivamente seco, las hojas de la planta pueden marchitarse; para evitar esto, es aconsejable nebulizar las hojas y elevar la humedad ambiental.

Asimismo si la planta va ser colocada en un cuenco cubierto de guijarros debe mantenerse siempre húmedo, cuidando que el agua no llegue nunca al fondo de la maceta.

Vota este post

Deja un comentario

error: Content is protected !!