Dipladenia o Jazmín brasileño

Dipladenia es una planta trepadora de hoja perenne que pertenece a la familia de las Apocynaceae, que incluye plantas herbáceas o arbustivas nativas de América Central y del Sur.

La Dipladenia o jazmín brasileño se caracteriza por sus tallos delgados y carnosos, sus hojas ovaladas, oscuras, brillantes y gruesas y sus flores en forma de trompeta con un delicado aroma que puede adquirir tonos de rojo, rosa o blanco.

Clasificación de la dipladenia

Hay alrededor de cuarenta especies de Dipladenia, incluyendo las siguientes:

  • Dipladenia boliviensis (o Mandevilla boliviensis): Es una especie que, como se puede adivinar por su nombre, proviene de Bolivia. Esta planta produce flores bastante pequeñas (no más de 5 cm de largo) y de color blanco.
  • Dipladenia sanderi (o Mandevilla sanderi): Esta especie, por otra parte, es nativa de Brasil y se caracteriza por sus hojas puntiagudas de forma ovalada con dos tonos de verde. Las hojas son de color verde oscuro en la parte inferior y verde brillante en la superior. Las flores no suelen superar los 7 cm de longitud y son de color rosa.
  • Dipladenia splendens (o Mandevilla splendens): Esta planta tiene hojas muy grandes, que pueden ser de hasta 20 cm de largo y 10 cm de ancho, y flores que pueden ser rojas o blancas, según la variedad.

Nombre y significado

El nombre de Dipladenia deriva del griego “diplos=doble” y “aden=ghiandola”, la planta se llama así por la presencia de dos glándulas en el ovario. A la dipladenia también se le llama a menudo Mandevilla porque una vez fue clasificada dentro de este género.

¿Te interesa?  Peonía, símbolo de honor y virtud

Que tierra necesita la Dipladenia

dipladenia

Las dipladenias prefieren los suelos sueltos, muy ricos en materia orgánica y lo más drenados posible. Siendo su compuesto perfecto, tierra y arena universales en partes iguales, con una pequeña cantidad de humus.

Además esta planta le teme al frío excesivo y, en particular, sufre las heladas. Por lo que es necesario evitar exponerla a temperaturas inferiores a 5-8°C, pero mejor aún, no bajar ni siquiera de los 12°C.

Esta planta, por el contrario, resiste bien el calor, es por ello que las temperaturas óptimas de verano son alrededor de los 21°C.

Asimismo ama la luz y el aire, pero es mejor evitar exponerla al sol directo y a las corrientes de aire.

Cuidados de la planta

Para mantener la Dipladenia la mejor manera es utilizar un fertilizante líquido diluido en el agua de riego desde la primavera y durante todo el verano.

El fertilizante recomendado es completo, es decir, que contiene no sólo nitrógeno, potasio y fósforo, sino también elementos que, aunque menores, desempeñan un papel importante en el crecimiento de la planta. Los cuales son Magnesio, Manganeso, Hierro, Boro, Cobre, Zinc, Molibdeno.

Factores de riesgo para la planta

la dipladenia

Las adversidades que pueden afectar la salud de nuestra Dipladenia son muchas, y para entender si nuestra planta presenta problemas, a menudo sólo hay que observarla cuidadosamente. Algunos algunos síntomas comunes del malestar son:

Si las hojas permanecen colgando: probablemente la temperatura es demasiado fría y como ya sabemos, nuestra planta es intolerante al frío extremo.

Si las hojas tienen manchas marrones: puede ser que la planta haya sido regada muy poco o expuesta a la luz solar directa.

¿Te interesa?  Jamaica, flor de Jamaica (Hibiscus sabdariffa)

Si las hojas se vuelven amarillas y están llenas de manchas oscuras: es una clara señal de la presencia de la araña roja.

Si la planta tiene manchas blancas y de algodón: es una clara señal de la presencia de la cochinilla.

4/5 - (1 voto)

Deja un comentario

error: Content is protected !!